Pon a driblar el balón y tu salud te lo agradecerá

El basquetball, se ha convertido en un juego cada vez más popular. No solamente, se ubica entre los deportes de equipo favorito entre los jóvenes, adolescentes y estudiantes, sino que entre los adultos, se ha popularizado en magnitudes sorprendentes. Llegando al punto en que es practicado en los jardines y porches, sin necesidad de formar equipos. Un balón y un aro bastan. Aunque no hay nada mejor que celebrar una competencia entre amistades.

Ahora, es importante saber que no se trata de una moda momentánea, las razones que se esconden bajo la práctica del básquet van mucho más allá. Por ello, es que en este post queremos develarte los secretos que se esconden celosamente bajo la práctica de este deporte.

Vigila y fortalece tu salud mental

Muchas personas desconocen, que jugar básquet resulta en un excelente ejercicio oxigenante del cerebro, y no me refiero sólo en el caso de niños, en los cuales estimula los reflejos y la agilidad mental, sino que también es capaz de mejorar el desempeño en múltiples habilidades, tales como concentración, memoria, autocontrol, equilibrio.

Así mismo, permite que quienes le practican frecuentemente, gocen de un buen humor, reducción de estrés y ansiedad, fortalezcan su autoestima, confianza y personalidad. ¿La razón? Mientras se dribla e interactúa con el balón en básquet, se liberan endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad.

Promueve las relaciones sociales

Como todo juego en equipo, se basa en el apoyo, comunicación y respeto entre los compañeros y el equipo rival.  Y como las luchas por el balón, resultan muy divertidas las interacciones sociales que ocurren tienden a ser muy amenas. Es por ello, que resulta una buena opción si se quiere afianzar la convivencia y relaciones sociales entre vecinos, colegas, alumnos y chicos problemáticos.

Mejora la salud física y previene enfermedades

En el caso de los niños, es muy conocido que estimula el crecimiento corporal, y mejora la masa y tono muscular. Pero estos no son los únicos beneficios de este deporte, aunque si los más conocidos. Veam0os que más puede hacer por la salud.

Se trata de un deporte que en pacientes asmáticos, y con enfermedades de tipo respiratorias, es muy recomendado, ya que no sólo incrementa la capacidad pulmonar sino que también es capaz de estimular la limpieza de las vías respiratorias. Sólo basta con tomar como consideraciones generales tomarse el ejercicio con calma, sin forzar la resistencia corporal y mantenerse hidratado.

En personas con problemas circulatorios y musculo esqueléticos, también se recomienda el básquet, ya que permite que la circulación e irrigación sanguínea se extienda en todo el cuerpo, además que como mencionaba anteriormente fortalece el tono y masa muscular, con lo cual si se le practica con frecuencia y sin gran exigencia física (estilo de profesionales), tu estructura ósea te lo agradecerá.

Y para las personas con enfermedades cardiovasculares, y otras afecciones del corazón, jugar básquet es una excelente manera de lograr la sincronización del ritmo cardiaco.

A su vez, emerge como un excelente deporte para tratar la obesidad, sobrepeso y reducción del colesterol, gracias a la cantidad de calorías que fácilmente se pueden perder al jugarle.

En definitiva, este deporte no sólo permite tratar muchas enfermedades, sino que también resulta efectivo en la prevención de las mismas, como es el caso de los trastornos de alimentación y la depresión.